Para mamás

Una Relación Sana Con Tus Metas

Escrito por: Psicóloga Michelle Urrutia

Súper Mamá, en estos tiempos puede ser difícil mantenernos con energía. Este artículo, escrito por la Psicóloga Michelle Urrutia, te permitirá abrir las posibilidades de tener una relación sana con tus metas en tiempos difíciles (o siempre). 

¿Nuevo año, nuevas metas?

Cada inicio de año representa un ciclo que trae consigo expectativas. Acostumbramos a establecernos metas nuevas o revisitar aquellas que hemos querido cumplir en años anteriores. Este ejercicio puede ser muy útil y necesario para nuestro crecimiento, pero en ocasiones trae la sensación de que no estamos haciendo lo suficiente y terminamos por enfocarnos en aquello que NO hemos logrado. Sobre todo, en este periodo de tantos cambios e incertidumbre al que nos estamos enfrentando. 

Tomando esto en cuenta, es casi inevitable que se despierten emociones como tristeza, rabia, miedo y que sintamos estrés o ansiedad al respecto. La buena noticia es que no tiene por qué ser así, las puedes disfrutar también. 

¿Cómo transformar mi relación con las metas?

Aquí encontrarás seis puntos importantes a considerar, tanto ahora como en el futuro, para el establecimiento de estas metas. Te servirán de punto de partida para cambiar tu relación con ellas de ahora en adelante e iniciarlas con el pie derecho: 

  1. La primera y la más importante: autocompasión. Al momento de revisar tus metas anteriores y notar aquellas en las que no llegaste tan “lejos” como querías o incluso te alejaste más de cumplirlas, háblate con cariño. Reconoce todo lo que SÍ lograste, aunque parezca poco. Recuerda todas las cosas que has sobrevivido. Hemos pasado circunstancias extremas en muchas ocasiones, aunque incluso las sientas “cotidianas” luego de tantos meses. 
  1. Tus metas son TUYAS. Deben servirte a ti, no al revés. Cuando pienses en ellas, haz un examen profundo de cada una y fíjate a qué necesidad TUYA responden. ¿Ese logro realmente te traería satisfacción personal?, ¿tiene algo que ver con impresionar a otras personas?, ¿tendrá impacto positivo en tu salud física y mental? 

Ojo: cuidado con los “deberías”. Conversamos de esto en otro artículo. 😉

  1. Las metas deben ser SMART. ¿Qué significa esto?:

Specific (específicas)

Mesurable (medibles)

Achievable (alcanzables)

Relevant (relevantes)

Timely (temporales)

  • Si no tenemos una meta medible en cantidad y tiempo difícilmente vamos a poder cumplirla y/o ver cómo vamos progresando. 
  • Si no tenemos una meta alcanzable es una apuesta segura a la frustración. 
  • Si esta no es relevante para TI, puede que trabajar en ella se sienta como una labor aburrida y tediosa. Que sean específicas ya es un punto de partida y facilita el proceso de trazar el camino. 
  • Si no las tienes muy claras, es como ir a ciegas y sin rumbo.
  1. No las tomes como blanco o negro. Recuerda que se trata de un proceso. El crecimiento NO ES LINEAL. Por lo tanto, puede que haya momentos en los que te cueste un poco más apegarte a tu rutina o hábito deseado. Está bien. Recuerda que somos cíclicas. No todo el tiempo vamos a tener la misma energía y es normal.  

Todos evolucionamos. Tus metas también cambian contigo. Haz un hábito y revisala periódicamente para ver si sigues resonando con ella o ya no te funciona. Adáptalas a TUS necesidades. Es normal cambiar de opinión.

  1. Recuerda incluir momentos de descanso, sanación y conexión contigo. A veces confundimos la productividad con estar ocupadas todo el tiempo. Los estudios dicen que descansar y tener tiempo de ocio nos permite funcionar de una mejor manera y con mejores resultados. (Cui, Dan & Wei, Xiang & Wu, Dianting & Cui, Na & Nijkamp, Peter. (2019). Leisure time and labor productivity: a new economic view rooted from sociological perspective. Economics: The Open-Access, Open-Assessment E-Journal. 10.5018/economics-ejournal.ja.2019-36.)
  1. Presta atención a cómo te sientes. Si notas que estás evadiendo este ejercicio, cuestiónate para qué. ¿Qué intentas evitar? Tu respuesta puede sorprenderte. 

Tomar en cuenta estos seis puntos te ayudará a establecer una base sólida desde el inicio. Recuerda, siempre puedes pedir ayuda profesional si identificas aspectos que te gustaría trabajar más profundamente, si notas que te está costando un poco este ejercicio o te gustaría ser acompañada a través de este proceso.

¿Qué piensas de estas herramientas para alcanzar tus metas, Súper Mamá? ¿Qué otra cosa haces para mantenerte motivada? ¡Cuéntanos!

Michelle Urrutia W. es psicóloga de niños, adolescentes y adultos y facilitadora gestáltica. Es fiel creyente de que una relación sana con nosotras mismas es la base para nuestro funcionamiento sano y una mejor relación con nuestro entorno. Escucha su podcast, Michelle Psicoeduca, en Spotify. Síguela en redes sociales: @michellepsicoeduca 

Fuentes: 

Cui, Dan & Wei, Xiang & Wu, Dianting & Cui, Na & Nijkamp, Peter. (2019). Leisure time and labor productivity: a new economic view rooted from sociological perspective. Economics: The Open-Access, Open-Assessment E-Journal. 10.5018/economics-ejournal.ja.2019-36.

The post Una Relación Sana Con Tus Metas appeared first on Super Mamás.

Enlace

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *